Saturday, October 21, 2006

Acerca de la educación rural en alternancia

David Baumann es un gran educador. Tiene nombre de gringo, pero no. El hombre es tan 'lorcho' como todos nosotros. Conocedor profundo de lo rural y la naturaleza, David es uno de los peruanos que más ha hecho por la educación de nuestra gente pobre del campo
Por Fernando Cillóniz B (*)


Gestor y conductor de ese monumento a la educación rural que se llama Valle Grande; treinta y tantos años de labor educativa en Cañete y alrededores; miles de jóvenes, hijos de agricultores pobres la mayoría de ellos, que han aprendido conocimientos, habilidades y valores; negocios asociativos exitosos, derrochador de entusiasmo y simpatía: todo eso y mucho más tiene en su haber David Baumann. Ahora anda metido en Pro Rural: su nuevo proyecto educativo. Es el mismo modelo de Valle Grande pero rediseñado para el nivel secundario. Yo he tenido el privilegio de visitar uno de sus centros rurales de formación en alternancia (CRFA). Así se llaman sus escuelas, una verdadera revolución educativa para la vida del trabajo y el desarrollo del medio rural. Ya hay en funcionamiento siete de estos CRFA en Piura y Cusco. Y en el 2004, David prevé iniciar actividades en seis regiones más.

El CRFA que conocí hace poco queda en Palo Parado. No sé quién fue el ocurrente que le puso ese nombre, pero así se llama. El caserío queda en Catacaos (Piura) y es pobre a más no poder.
Hay que ver para creer: jóvenes educadores peruanos forman a chicos de secundaria. La escuelita es como un pequeño paraíso. La residencia se mantiene en perfecto orden, así como las aulas impecables y las parcelas donde los chicos cultivan maíz, zapallo y otros productos. En la cocina se utiliza leña, y en ella madres voluntarias preparan la comida para los estudiantes. La experiencia es por demás motivadora.

En Palo Parado hay aproximadamente veinte jóvenes que cursan el cuarto año de secundaria. Ellos reciben la mejor educación actualmente. Una educación para la vida y el trabajo, con énfasis en los valores morales y cívicos; con una activa participación de los padres de familia.

En los CRFA se practica la pedagogía de la alternancia. Los chicos interactúan permanentemente entre el medio rural y la escuela. A diferencia de los colegios tradicionales, este método implica que los estudiantes alternen sus residencias cada dos semanas entre el CRFA y sus casas en el campo.

En sus hogares los chicos desarrollan las habilidades adquiridas en la escuela. Incluso las tareas que deben hacer en casa son diseñadas especialmente para lograr la mejora de su ambiente y el bienestar de sus familias. La idea es formar a jóvenes que sean capaces de emplearse eficientemente en el negocio familiar, o que generen su propio trabajo, con adecuados índices de productividad.

El Perú atraviesa por un momento crítico, sobre todo en el aspecto de valores. Eso no es ninguna novedad. Pero lo que no se dice y, por ende, no se conoce es que alrededor de ese Perú "alharaquiento", inmoral, violento y sucio hay un país silencioso que es honesto, trabajador y digno.

No esperemos que el bien venza al mal. Eso es utópico. Pero también es utópico creer que el mal vencerá al bien. No, el Perú del bien coexiste con el Perú del mal. Así es la vida... ¡qué le vamos a hacer!

Eso de que el Perú es súper, es cierto. Tenemos gente excepcional. Me refiero a los educadores como David Baumann y sus colaboradores, y a los muchos Palos Parado que tenemos en el país.

Apoyemos las iniciativas como las de Pro Rural. Dios y la patria los premiarán.

(*) Presidente y gerente general de inform@cción

Educando para el Desarrollo Rural

proRURAL - ADEAS Qullana

Sobre los Centros Rurales de Formación en Alternancia
en el Sistema Educativo Peruano

Objetivos
• Formar para la vida y el trabajo, sustentándose en sólidos valores morales, en respuesta a las demandas productivas y sociales del entorno, haciendo viable el desarrollo sostenido del medio rural y su consecuente armonía con la naturaleza.
• Formar para la vida en democracia y el autogobierno, facilitando el ejercicio de la libertad e iniciativa individual con la consecuente responsabilidad personal y social, atendiendo la equidad de género y el fortalecimiento de la identidad cultural.

Medios
• Un sistema de instituciones promotoras de redes de pequeños Centros Educativos Rurales Secundarios –de 1° a 5° de Secundaria-, denominados Centros Rurales de Formación en Alternancia (CRFA). Estos se construyen sobre 4 columnas:

1. La formación integral de los alumnos; apoyada en un eficaz seguimiento personalizado
2. Un sólido compromiso con el desarrollo del medio local
3. La gestión de los Centros por los padres de familia y otros actores sociales locales
4. La organización de la formación en espacios y tiempos diferenciados, alternando períodos en el centro educativo y períodos en el medio socio-profesional (pedagogía de la alternancia).

• Un currículo diversificado, con contenidos que respondan a la realidad y necesidades del entorno local (productivo, cultural, ecogeográfico, etc.), insertado al mismo tiempo en las demandas de un mundo global, en el marco de la normativa educativa oficial del Grado y Nivel correspondiente.

Resultados
• Jóvenes del medio rural son agentes de cambio en su medio. Gracias a su espíritu emprendedor y mentalidad empresa¬rial son ca¬paces de afrontar los retos de la modernización y globalización con iniciativa y creatividad, utilizando efi¬cientemente los recursos familiares y del entorno (económicos, materiales, tecnológicos y huma¬nos). Su sólida formación humana y profesional les facilita reflexionar, analizar y valorar situaciones, medir sus posibilidades y recursos, decidir por su cuen¬ta y riesgo.
• Jóvenes capaces de emplearse eficientemente en el negocio familiar o con terceros, generan su propio puesto de trabajo, con adecuados índices de productividad. Su actividad vitaliza la economía local y genera otras fuentes o puestos de trabajo.
• Familias comprometidas con su medio generan colateralmente iniciativas conjuntas dirigidas a superar problemas y limitaciones de diversa índole social, económica o productiva.
• Zonas rurales, con sus organizaciones de base y gobiernos locales consolidados y democráticos, se fortalecen e integran activamente en la vida social y económica del país.

La Pedagogía de la Alternancia
La propuesta técnico-pedagógica de Formación en Alternancia es un sistema pedagógico que promueve una interacción permanente entre el medio y la escuela, mediante la participación activa y responsable de los diversos agentes sociales que influyen en el proceso formativo de la persona y en el desarrollo de su entorno, prodigando a los beneficiarios de experiencias de aprendizaje que combinan tanto la formación académica en el nivel o grado que corresponda, como la formación para el trabajo; en un ambiente que potencia sus habilidades, competencias y destrezas de acuerdo a sus propios intereses y a los de su comunidad, formando integralmente al ser humano como persona y como sujeto activo de su progreso y bienestar.

Implementación y situación actual
Amparados en el “Convenio de Cooperación entre el Ministerio de Educación, la Asociación Civil ProRural y la Asociación para el Desarrollo Andino Sostenible Qullana, para la Implementación de Dos Redes de Centros Rurales de Formación en Alternancia” (RM 0738-2003-ED), y de convenios Regionales, vienen funcionando 31 Centros Rurales de Formación en Alternancia en 9 regiones del Perú.

Los CRFAs en el Perú


Los Centros Rurales de Formación en Alternancia

QUÉ ES UN CENTRO RURAL DE FORMACIÓN EN ALTERNANCIA (CRFA)
Un CRFA es una iniciativa de una asociación de familias, personas e instituciones que se unen para promover el desarrollo rural sostenible a través de la formación de los jóvenes y sus familias.

SU ORIGEN
La propuesta de la Pedagogía de la Alternancia se inició en Francia en 1935, por iniciativa de un grupo de agricultores apoyados por el Padre Granereau que, descontentos con la educación que recibían sus hijos en el medio urbano, darían inicio a un proceso formativo de jóvenes rurales, denominado “Maison Familiale Rurale” o Casa Familiar Rural.

Después de su expansión por algunos países de Europa, África, América Latina, Oceanía y Asia, en 2002 se constituyeron en el Perú, bajo el impulso de la Asociación Civil ProRural, los tres primeros CRFA: dos de ellos en el Cusco (Muñapata, Urcos, y San Sebastián) y uno en Piura (Palo Parado, Catacaos). El Convenio establecido en 2003, entre el Ministerio de Educación y las asociaciones civiles ProRural y Adeas-Qullana, da el marco legal y el apoyo económico del Estado a los CRFAs.

SUS FINES
• La formación armónica e integral de los jóvenes: técnica, empresarial y humana
• El desarrollo sostenido y el bienestar integral de la localidad

LOS MEDIOS
• Las familias, junto con otras personas del medio, son las administran el Centro y orientan su actividad
• La organización de la formación en espacios y tiempos diferenciados, alternando períodos en el centro educativo y períodos en el medio socio-profesional (pedagogía de la alternancia)

SU FUNCIONAMIENTO
El CRFA funciona en régimen de Alternancia, que consiste en la organización de la formación en espacios y tiempos diferenciados, alternando períodos en el centro educativo y períodos en el medio socio-profesional familiar, variando su duración de acuerdo con las peculiaridades de cada región. Por tanto, el régimen de Alternancia se desenvuelve en tres momentos integrados que conjugan un itinerario con un proceso de aprendizaje:
Primer momento: en el medio socio-profesional familiar acontece la investigación y observación de la realidad (búsqueda de los saberes y experiencias).
Segundo momento: En el ambiente escolar-centro educativo se realizan la reflexión, problema-tización y profundización (sistematización de los conocimientos).
Tercer momento: de vuelta al medio socio-profesional familiar, el joven aplica sus conocimientos en la práctica y realiza nuevas experiencias e investigaciones (confrontación de los saberes teóricos con los saberes prácticos).

En este sistema pedagógico el proceso de enseñanza–aprendizaje se desarrolla a partir de la experiencia y de la realidad concreta de los alumnos, donde el medio socio-profesional representa el eje principal de esta propuesta pedagógica.

GESTIÓN
El CRFA es administrado por una Asociación de familias de agricultores y de otros segmentos del espacio rural que tiene la responsabilidad de la gestión del Centro, y la orientación y vigilancia del proceso educativo. El CRFA es una institución educatiiva de gestión democrático-comunitaria, condición fundamental para asegurar los principios filosóficos y pedagógicos del sistema de la Alternancia.

LOS PROFESIONALES DE LOS CRFAs
Las actividades educativas del CRFA son desarrolladas por un equipo de educadores de formación variada, denominados “monitores”, que conocen la realidad del medio rural y poseen una formación específica en la Pedagogía de la Alternancia, que se dedican a tiempo completo a proporcionar a los jóvenes una educación de calidad. Son profesionales preparados para el trabajo en equipo y acompañamiento de los alumnos en todas las etapas de su formación.

CÓMO SE SOSTIENEN
Los CRFAs buscan su sostenimiento económico a través de recursos provenientes de las familias, de convenios con el Ministerio de Educación y otros organismos estatales, así como con los municipios; a través de convenios con instituciones locales, regionales o nacionales de diversa índole; de aportes de personas naturales; así como de diversas actividades organizadas por las familias de los CRFAs.

SU PÚBLICO OBJETIVO
La clientela o público objetivo de los CRFAs está constituido prioritariamente por jóvenes del espacio o medio rural, de los diferentes segmentos, teniendo un peso mayor los hijos de pequeños y medianos agricultores. Los estudios tienen valor oficial y abarcan los cinco años del Nivel Secundario.

QUÉ RESULTADOS BUSCAN
A través de la formación integral asociada al mundo del trabajo y a partir de las experiencias de los educandos, el CRFA busca proporcionar a los jóvenes una formación de calidad que les permita descubrir su propia vocación y desarrollar su proyecto profesional o proyecto de vida, junto con sus familias y en el medio en que viven, abriendo las posibilidades de inserción profesional y de emprendimiento con éxito y dignidad en el campo, como agentes de transformación en el medio rural. Con la formación de los jóvenes y de sus familias el CRFA busca la promoción y el desarrollo local sostenible.

GARANTÍA DE EFICACIA
La eficacia de la actividad educativa de los CRFAs está asegurada por medio de un Plan de Formación desarrollado con los monitores (formación inicial y continua en la Pedagogía de la Alternancia) y demás actores involucrados en el proceso educativo como: familias, directivos de las Asociaciones, directores, etc., así como un programa de acompañamiento pedagógico a los equipos de monitores. ProRural y Adeas-Qullana garantizan la calidad de esta tarea.

RESULTADOS LOGRADOS Y ESPERADOS
• Posibilidades profesionales y de emprendimiento para la permanencia de los jóvenes en el medio rural
• Mejora de las condiciones socioeconómicas de las familias involucradas
• Fuerte influencia del CRFA en el desarrollo sostenible local y regional
• Participación y movilización de las familias en las actividades de los CRFAs
• Valoración de la realidad rural y conciencia del papel histórico social de la familia en la gestión de la agricultura y del medio rural
• Actuación e involucramiento de los jóvenes egresados de los CRFAs en las organizaciones del medio rural
• Valoración y fortalecimiento de la identidad cultural del medio rural